En diciembre de 1991 Hermética editaba “Ácido Argentino”, uno de los discos más influyentes del género en nuestro país. “Es un orgullo enorme haber participado de ese momento que fue tan importante para la historia del heavy metal argentino”, dice Claudio Strunz, quien 25 años después junto a Claudio O´Connor, Antonio Romano y Carlos Cuadrado, homenajearon aquel hito con una serie de presentaciones, que tendrán su cierre el próximo 22 de diciembre en el estadio Obras.

 
El año pasado comenzaron con esta serie de presentaciones recreando aquellos temas que se han convertido en himnos del metal argentino. ¿Por qué decidieron hacer este homenaje 25 años después?

Porque creímos que era un buen momento. “Ácido Argentino” tenía un aniversario importante cerca y decidimos homenajear y celebrar, te diría, a un disco importantísimo para el metal nacional. Nunca pensamos que tendríamos tantos shows y tanta buena aceptación en la gente.

En su momento ante las especulaciones que existían a través de las redes sociales, Ricardo Iorio saco un comunicado aclarando que no participaría en conmemoraciones, ni en reuniones eventuales con músicos de anteriores formaciones. ¿Les hubiese gustado que forme parte de estas presentaciones?

La gente pide todo el tiempo por el regreso de Hermética. Para nosotros estas canciones son como nuestra vida. Sumamos a Carlos Cuadrado, bajista de Malón, que es como un hermano para nosotros y logramos realizar un homenaje auténtico y honesto, que la gente lo supo valorar y aceptar.

¿Por qué crees que sigue tan vigente el nombre de Hermética y sus canciones?

Porque la gente se identifica con las cosas que vive diariamente, vos fíjate que esas canciones son absolutamente actuales, tratan temáticas actuales. Los músicos nuevos crecieron escuchando Hermética, que era la banda que seguían sus padres o hermanos mayores y tomaron ese mensaje de lucha a través de la música.

Fue tu primer disco también. Tengo entendido que tenías una sala donde ensayaba la banda y tras la expulsión de Tony Scotto ingresas.

Si, fue algo súper rápido, porque al ingresar a Hermética tuve que, en una semana, ensayar y salir de gira para tocar en Sunchales, Santa Fe y en Córdoba, volvimos y ensayé 2 semanas y saqué los temas del nuevo disco, de “Ácido Argentino” y así fuimos a grabar, con algo que ya estaba determinado por la compañía, Radio Trípoli, donde se iba a grabar y demás. Así que recuerdo que para mí era muy emocionante ya que era lo que había soñado toda mi vida, grabar un disco y tuve la oportunidad de hacerlo nada más y nada menos que con Hermética y a través de los años ver en lo que se ha convertido, es un orgullo enorme haber participado de ese momento que fue tan importante para la historia del heavy metal argentino.

Pero bueno, también fue recontra rápido todo, pero el que escucha el disco se da cuenta que es “huevo y corazón”, al menos a mi parte. Las canciones están buenísimas, obviamente en su momento las escuchaba y era meterle el doble bombo que no tenía Hermética y calzaba perfectamente con los riff del Tano. Se genera esa combinación de machaque que era una topadora, que iba para adelante y ahí es como que encontramos nuestro sonido, con el doble bombo y con la guitarra increíble del Tano Romano, los machaques increíbles de Antonio Romano. Fue una época muy linda y que uno la lleva grabada en el corazón.

¿Qué significó para vos este disco?

Que significó para mí este disco, bueno… si mi vieja me dio la vida, este disco a mí me dio toda mi carrera, me dio conocer toda la Argentina, me dio ir a un montón de lugares y tener un montón de amigos que te están esperando para escuchar esas canciones y vibrar al son de ellas. Siempre lo digo, somos unos privilegiados de la música y eso se lo debemos a la gente.

La portada también fue emblemática ¿Qué nos podés contar de su realización?

La portada del disco es increíble, porque cuando uno empieza a entender todas las canciones y las letras en particular y empieza a ver, a desmenuzar el dibujo, de todo lo que habla la obra completa, de lo que habla “Ácido Argentino” y empieza ver los dibujos, lo que representa esa tapa con el tío Sam arriba y todo lo que conlleva es increíble, porque es un mensaje directo, un golpe directo a la pera. Lamentablemente todas esas canciones hoy siguen vigentes y esa tapa sigue vigente en lo que son la República Argentina y la sociedad latina.

El 22 de diciembre se presentan en Obras, esta anunciado como la despedida. ¿No habrá más shows después de esta fecha?

Tenemos una fecha en Mar del Plata el 19 de enero, que marcará el final del aniversario de “Ácido Argentino”. Después nos tomaremos un descanso, todos tenemos nuestras bandas y nuestros proyectos. Pero también porque nos queremos centrar en lo que será la preproducción de un nuevo disco de Malón.

¿Qué expectativas tienen para el cierre en el Estadio Obras?

Tenemos las mejores expectativas, son shows que se vuelven emocionantes y a los cuales nosotros le metemos toda la pasión y el profesionalismo que sean necesarios. Siempre no quedó la intriga por así decirlo que ese disco se podría haber grabado mejor, así que cuando lo tocamos en vivo tratamos de hacerlo con la mejor calidad de sonido posible.

Por último. ¿¿Qué balance hacen de esta serie de presentaciones?
El balance es muy positivo, nunca imaginamos que daríamos tantos show, que grabaríamos el DVD y mucho menos que cerraríamos el aniversario en Obras, nada más y nada menos.