Crónica: Max Garcia Luna / Fotos: Florencia Giuliana

Ante un Teatro Vorterix repleto, el supergrupo The Dead Daisies, integrado por ex miembros de Mötley Crüe, Thin Lizzy, Ozzy Osbourne y Whitesnake, se presentó por primera vez en nuestro país.

Formados por el guitarrista David Lowy en 2012, la alineación base de The Dead Daisies incluye a John Corabi (Mötley Crüe) en la voz y Marco Mendoza (Thin Lizzy, Ted Nugent) en el bajo. El resto del grupo ha ido rotado según sus ocupaciones. Por la batería han pasado Tommy Clufetos, Frank Ferrer, John Tempesta y Brian Tichy (Ozzy Osbourne, Foreigner), quien cumple con el puesto actualmente, mientras que la guitarra estuvo ocupada por Richard Fortus, hasta la reunión de Guns N’ Roses dando paso al genial Doug Aldrich (Whitesnake, Dio). Todos nombres sobresalientes en la escena del hard rock. Su más reciente trabajo grabado en vivo se titula “Live & Louder”, y es el que los traería por primer vez a nuestro país.

Tras la previa de los locales Arpeghy y Coverheads y tal como en el disco, “Long way to go”, fue el tema elegido para dar inicio al recorrido. A través de un playlist que repasaría sus tres álbumes de estudio y una abundante lista de covers, de esos que conocemos todos. La seguidilla “Mexico”, “Make some noise” y “Song and a prayer”, puso sus credenciales sobre la mesa, dejando en claro lo que estos muchachos tienen para dar, rock directo y ganchero. El primero de los covers llego con “Fortunate son” de Creedence Clearwater Revival, para continuar con “We all fall down”, “Lock ‘N’ Load”, en el que carismático ex Mötley Crüe se calza la guitarra acústica y “Last time I saw the sun”.

Ya promediando la lista, Brian Tichy tuvo su momento para ejecuta el tradicional solo de batería hasta terminar tocando con las manos, donde el resto de la banda regresa al escenario para realizar “Join Together” de The Who, para luego despacharse con tres más de sello propio: “All the same”, “With You and I”, en el que Aldrich hace uso del talk box y el veloz “Mainline”, intercalado con un popurri de riffs de AC/DC, Iron Maiden, Black Sabbath y Dio, poniendo a todo el teatro a corear el clásico “Heaven and hell”. Llegando al cierre recrearon “Helter skelter” de los Beatles, “Were an american band” de Grand Funk Railroad, “Midnight moses” de The Sensacional Alex Harvey Band, y un fantástico broche final en el que Corabi encarnó a Ian Gillan para interpretar una poderosa versión de “Highway star” de Deep Purple.

Los Dead Daisies dieron un show de poco más de dos horas con todos los clichés propios del género, ante un público completamente entregado que no dejó de acompañar en cada momento a estas leyendas. Sin grandes sorpresas, ni parafernalias decorativas pero con la contundencia de quienes entienden el negocio.