Crónica: Nicolas Cardinale / Fotos: Maru Debiassi

Bajo un calor sofocante, el conjunto holandés regresó a la Argentina luego de tres años, en una noche a puro metal sinfónico.

En el marco de la fase latinoamericana del “The Ultimate Principle Tour”, Epica pisó el Teatro Flores el pasado domingo 4 de marzo, en la primera de dos presentaciones en el país, siendo la segunda en el Teatro Del Huerto en Salta dos días después. Durante poco menos de una hora y media, repasaron toda su discografía e hicieron hincapié en su último disco de estudio “The Holographic Principle”.

Si bien las puertas del recinto en la esquina de Rivadavia y Pergamino se abrieron a las 18:30, el ingreso no se permitió sino hasta pasadas las 19. Media hora más tarde, Boudika empezó su actuación, la cual incluyó covers de temas de Nightwish muy bien ejecutados. Tras su despedida, pasadas las 20:30, se produjo la primera gran ovación, cuando la organización del evento decidió encender el aire acondicionado del lugar, luego de que se haya desmayado uno de los asistentes.

Con el ambiente más templado, a las 21 se apagaron las luces y comenzó a sonar “Eidola”, mientras salían a escena los músicos. A su término, la explosión del público llegó de la mano de “Edge Of The Blade”, al tiempo que Simone Simons hacía su aparición. Inmediatamente después de su finalización, continuaron con “Sensorium” y “Fight Your Demons”, este último desprendido de su más reciente EP “The Solace System”, entre las cuales Mark Jansen aprovechó para saludar y agradecer a sus fans. El show prosiguió con “The Essence Of Silence”, con la que surgió el primer pogo de la noche, y “Ascension – Dream State Armageddon”, durante la cual la banda empezó a lanzar botellitas de agua a la gente. La calma llegó momentáneamente con “Dancing In A Hurricane”, seguida del largo title track de su último gran trabajo discográfico. A su término, llegó el turno de “Cry For The Moon” que tuvo un cierre extendido con un breve solo de batería. Tras la ejecución de “Unchain Utopia, la vocalista pidió que se enciendan los flashes de los celulares previo a dar comienzo a “Once Upon A Nightmare”. Luego del receso, Coen Janssen jugó con los fanáticos y presentó al resto de los miembros del conjunto. La última parte del concierto se abrió con “Sancta Terra”, durante la que el tecladista y ambos guitarristas bajaron del escenario para interactuar con el público. El final estuvo a cargo de “Beyond The Matrix” y la joya “Consign To Oblivion”, la cual fue iniciada por el clásico wall of death.

Si bien la duración del show fue aceptable, no hubiera estado de más que añadieran uno o dos temas más, cosa que hicieron tanto en Uruguay como en Chile. Sin embargo, esto no impidió que haya sido un espectáculo disfrutable, con una calidad sonora aprobada, salvo algunos momentos en los que la voz de Jansen tenía un volumen bajo.  Pero nada de esto le quita méritos a Simons y compañía, quienes mantuvieron al público activo y expectante. De esta manera se cerró una nueva visita de Epica a nuestro territorio, y su legión espera con ansias volver a verlos.