Crónica: Nicolas Cardinale / Fotos: Maru Debiassi

Helker festejó sus dos décadas de vida y tiró la casa por la ventana, ante un Roxy repleto de incansables fanáticos.

Veinte años han pasado desde que Mariano Ríos, Germán López, Christian Abarca, Gustavo Florio y Sebastián Barrozo formaron Helker. Desde ese momento han sucedido diferentes cambios de formación y se grabaron cinco discos de estudio en español y dos en inglés. Ahora, en este 2018, la banda está en su más alto punto de popularidad y de éxito, el cual parece no tener límite y es disfrutado y celebrado por sus integrantes y la comunidad metalera nacional.

Y, justamente, una celebración fue lo que se vivió el sábado 21 de julio en The Roxy, donde Helker llevó a cabo una auténtica fiesta por su cumpleaños número veinte. Durante un set de similar cantidad de canciones y de casi dos horas de extensión, la agrupación fue a la carga con sus clásicos y algunos temas de su último disco, “Alma de fuego”, junto a invitados y ex integrantes.

En una fría noche en la Ciudad de Buenos Aires, las puertas de Niceto Vega 5542 se abrieron a las 19:30 y, con una incipiente concurrencia, Natán empezó a elevar los niveles de adrenalina con una actuación sobresaliente y demoledora que duró hasta una hora más tarde. Cada vez más personas se fueron sumando a la que sería una velada única y especial, hasta que, llegadas las 21 y con The Roxy ocupado en más de tres cuartos de su superficie, las luces se apagaron.

Con “Génesis” sonando por los parlantes del recinto, el aliento hacia los homenajeados y protagonistas del espectáculo no se hizo esperar e incrementó hasta llegar a la ovación que conllevó la última apertura del telón. “Golpe por golpe” y “Falsos profetas” se encargaron de ser las piezas que abran los festejos. Un sonido fuerte caracterizó el show desde su comienzo hasta el final, sin embargo, a pesar de los enormes esfuerzos y de la envidiable habilidad de Aaron Biglia, su voz no se pudo escuchar con plenitud hasta pasada la mitad la actuación.

Luego de “Mendigando perdón” y “En mis sueños”, llegó el turno del primer invitado. Se trató del ganador del concurso “Cantá con Helker”, un joven proveniente de Catamarca llamado Alexander Cabrera, quien deslumbró al público al cantar “Despertar”, haciendo dueto junto a Biglia. Tras la ejecución de “Lágrimas de sangre” y “Alma de fuego”, el público explotó ante el regreso de Christian Abarca, ex bajista de Helker que abandonó la formación a principios de año y que, en esta ocasión, ocupó el lugar de Lucas Garay Basualdo para interpretar “Todavía Vivo”. Para reunir a casi toda la formación original, ingresaron el vocalista Germán López y el baterista Sebastián Barrozo, quien reemplazó a Hernán Coronel, y juntos tocaron “Buscando una ilusión”. Pasados los abrazos y las despedidas, regresó la alineación actual e hizo sonar “Castillo de cristal”, luego de la cual apareció Marina Cifrodelli para añadir sus cuerdas vocales a “Ángel”. Una vez dejadas atrás “Fantasmas del pasado” y “Por la eternidad”, entró Hernán Ríos, hermano de Mariano y baterista de Lörihen, para reemplazar a “Cuta” Coronel y tocar “Nuevo Circo Romano”. Luego se vio el regreso de Matías Ochoa para que cante “Prisionero”, tras la cual apareció Marcelo Bracalente de Jeriko, quien tomó el lugar de Garay Basualdo para tocar “Viento y fuego”.

Los bises fueron estruendosos y aplanadores, al igual que el resto de la performance, pero estos vinieron uno atrás del otro, precedidos de falsas despedidas. Helker concluyó su celebración con “Resistir”, “Igual que a vos”, “Redención” y “Sueños”, en el que fue un gran concierto, que mostró la solidez on stage de la banda junto a su nuevo bajista, además de (re)afirmar a Biglia como digno sucesor de Diego Valdez. El metal nacional festeja los veinte años de Helker y espera que sean muchos más.