Crónica: Rodrigo Garbini / Fotos: Maru Debiassi

O’Connor, Romano, Strunz y Cuadrado colmaron las instalaciones del recinto del barrio de Núñez en la despedida de la gira aniversario del emblemático disco de Hermética.

A las 21:30 hs. se apagaron las luces y el cuarteto salió a escena con “Robó un Auto” y “La Revancha de América” a las que pegadas le siguieron, “Memorias de Siglos”, “Predicción” y “Atravesando todo Límite”. Para entonces, el estadio de Obras Sanitarias rebalsaba de gente y uno no puede pasar por alto lo tradicional y conservador que resulta el público argentino; evidentemente la nostalgia juega un papel importante, como ocurrió recientemente con el paso de los hermanos Cavalera repasando sus días en Sepultura con un Teatro Flores colmado, o como probablemente pase con la presentación de Phil Anselmo ejecutando un repertorio especial basado en canciones de Pantera en Febrero de 2019. En este caso, estamos probablemente hablando de la agrupación y el disco más emblemático del metal nacional: tres cuartas partes de Hermética interpretando “Ácido Argentino” (1991).

Un escenario impactante (algo muy típico del cuarteto desde que volvió al ruedo bajo el nombre de Malón) con pantallas y juegos de luces a diestra y siniestra, un público en ebullición con un rango de edades muy amplio y un sonido casi óptimo salvo por algún que otro desperfecto, darían como resultado una velada para el recuerdo.

El repertorio no varió demasiado en relación a lo visto en el DVD lanzado en el segundo semestre de este año grabado en el Teatro Flores: “Ácido Argentino” fue desgranado por completo, con excepción de “En las calles de Liniers” y los dos instrumentales que lo componen, mientras que la segunda parte del show fue un salpicado de perlas de los dos discos en estudio restantes, de esta forma una a una desfilaron “Cráneo Candente”, “Desde el Oeste”, “Desterrando a los Oscurantistas”, “Otro Día para Ser” y “Ayer Deseo, Hoy Realidad” para el delirio de la muchedumbre que no cedió a la calma en ningún momento salvo en la interpretación de “Olvídalo y Volverá por Más” la cual resulta increíble que a casi 25 años de haber sido escrita, su letra siga siendo un amargo reflejo de la realidad social y política argentina. Tras una (extensa) pausa, la banda retomaría el show para la recta final con “Sepulcro Civil”, la infaltable “Tu Eres su Seguridad”, culminando con la potente “Soy de la Esquina”.

La H No Murió, Ácido Argentino, Malón, llámenlo como quieran; Claudio O’Connor, Antonio Romano y Claudio Strunz están en todo su derecho de revivir aquellas canciones que fraguaron la mitología del metal argentino, incluso ante la ausencia de su compositor principal, Ricardo Iorio. Por supuesto que mi opinión es subjetiva y muchos no estarán de acuerdo. Ahora bien, si la mala relación entre Iorio y el resto de sus ex compañeros de banda no existiera, ¿viviríamos esta grieta entre los fanáticos de Hermética? Piénsenlo.