Crónica: Juan Manuel Guarino / Fotos: Florencia Giuliana

Finalmente la espera terminó. “Alma de Fuego”, el quinto larga duración de Helker que tanto se hizo desear, ya salió a las calles. Y la banda lo dio a conocer con un poderoso y contundente show en el Teatro Vorterix de Colegiales.

Estaban todas las condiciones dadas para que aquél sábado a la noche fuera memorable, y así lo fue. Un recinto muy concurrido; una expectativa enorme; unas ganas increíbles de escuchar las nuevas canciones en vivo, y la certeza infalible que sobre el escenario iba a decir presente uno de los actos más potentes que tiene el Heavy Metal argentino hoy por hoy. Es por todo eso que, así como dice una de las canciones de su nuevo disco, la unión entre Helker y su público puede más que el “tiempo y la distancia”.

A las 21:00 hs. se apagaron las luces y comenzó a sonar “Génesis”, la intro de su nuevo trabajo. Y ni bien concluyó la misma, la banda pisó las tablas del Vorterix con una dupla letal: “Falsos profetas” y “Despertar”. El sonido fue prácticamente perfecto durante todo el set al igual que la performance de los músicos a quienes se los veía muy cómodos y con mucha soltura en un recinto que, al juzgar por la felicidad que emanaban de sus rostros, ya a estas alturas lo deben sentir como propio. Diego Valdéz, como siempre, tuvo una noche para el recuerdo; logrando emocionar a los espectadores con los registros más melódicos de su voz y dejándonos sin aliento cada vez que alcanzaba las notas más altas para los momentos más potentes. La dupla de guitarras conformada por Leo Aristu y Mariano Ríos también tuvo sus momentos para destacar, repartiéndose entre ellos riffs y solos de viola, alternándose cómodamente sus tareas a la vez que reposaban sobre la sólida base que constituyen Christian Abarca (bajo) y Hernán Coronel (batería).

Y con la banda así de aceitada fue transcurriendo el show; alternando el material clásico, en donde no faltaron gemas como “Viento y Fuego”, “Prisionero” o “Basurero Nuclear”, con el material a estrenar, en donde a las que ya oficiaron como adelanto (“Golpe por Golpe” y “Más que el Tiempo y la distancia”) se les sumaron las recién salidas del horno “Castillo de Cristal” (con un Diego Valdéz descollante), “Volverte a Ver” y la canción-título, la poderosa “Alma de Fuego” (gran tema). Seguramente cuando el disco tenga un tiempo más en circulación tendremos la oportunidad de oír más canciones de él.

Ése himno dedicado a las masas metaleras que se llama “Igual que a vos” comienza a anunciar el final de la velada. Le siguieron “Redención” y “Sueños”; y ante la insistencia del público llegó la marcha imparable de “Resistir”, del ya lejano disco homónimo, para ponerle el broche definitivo a una noche magnífica. Abrazos, fotos, saludos, sonrisas, y hasta alguna que otra lágrima, fueron las postales de la retirada de la banda. Seguro que el quinteto estaba esperando con muchas ganas esta fecha, con el disco ya editado, al igual que los fans y por eso las emociones estaban tan a flor de piel. “Alma de Fuego” está entre nosotros y, de aquí en más, solamente resta que lo podamos seguir disfrutando en vivo hasta convertirlo en un nuevo clásico.