“Quiero aclarar que esto nunca pensó ser una vuelta de Riff, eso sería imposible”, enfatizó Vitico, histórico bajista y fundador junto a Norberto “Pappo” Napolitano de la banda emblema del rock pesado argentino, como preámbulo de la conferencia de prensa que brindaron con motivo de los conciertos programados en el Teatro Vorterix para el 1° y el 8 de diciembre.

“Con Pappo teníamos un trato, que él no iba a usar el nombre sin mí y yo no lo iba a usar sin él. Pero con la única persona que si lo puedo usar es con Luciano”, dice sobre el hijo del celebre guitarrista. “Hace más de 15 años que han habido muchas propuestas para la vuelta de Riff, lo que para mí era ridículo porque si no está Pappo no hay Riff. Este regreso es nuestra unión, esta mucho más allá de algo que pueda ser un negocio, simplemente es la unión de cuatro seres que están interpretando las obras de arte más grandes y rockeras de nuestra Nación Argentina”, agregó Luciano.

Por su parte, Juanito expresó su felicidad de ser parte de esta reunión: “Para mí es un lujo, estoy muy feliz, siempre me gustó Riff. Me emocionaba escuchar las canciones, imaginate lo que sería tocarlas, es un honor!”. Y agregó que usará la batería Ludwig de su padre, Oscar Moro, la misma con la que se grabó el disco.

Esta encarnación liderada por Vitico y JAF (Juan Antonio Ferreyra), incluye una especie de segunda generación que además de los hijos del Carpo y Moro, tendrá una participación espacial del hijo de Vitico, Nicolás Bereciartúa, en ambas fechas.

Durante los show recrearán en vivo parte de “Riff VII”, trabajo en el que debutaron JAF y Oscar Moro, y tendrán invitados para recordar los himnos dorados de los primeros discos de la banda, como así también canciones de “Zona de nadie” y el último disco negro que incluía clásicos como “Que sea Rock” y “No obstante lo cual”.