Senegal Grindcore Mafia es un cuarteto formado tras la disolución de tres bandas icónicas del circuito artístico tucumano: Los Random, Delphoz y Los Empleados. Mezclando influencias disimiles dentro del espectro pesado con versatilidad y sin miedo a la experimentación, el combo se arriesga a ganar territorio dentro de la jungla porteña para presentar “Ido y Lúcido”, su segundo trabajo de estudio editado el año pasado, con dos shows de producción propia, que marcarán un hito en su carrera. Sobre su última producción, la autogestión y las próximas fechas, charlamos con su cantante y guitarrista Gaspar Rojas.

 
¿Cómo definirían el sonido de la Senegal Grindcore Mafia?

Nos gusta decir que actualmente hacemos “Música de acción basada en hechos reales”, y esto tiene que ver con que decidimos grabar “Ido y Lúcido”, nuestro segundo disco, 100% en vivo, cuando lo más lógico y simple hubiera sido grabarlo por capas, como se acostumbra. Esto nos permite reproducir el disco en vivo tal cual como suena en la grabación, y ese fue uno de los principales motivos por el que decidimos hacerlo de esa forma.

Buscamos a Jack Shirley y a Doug Henderson, para la mezcla y masterización respectivamente, porque sabemos que tienen experiencia en ese ámbito que no es el más popular hoy en día, ya que podes grabar, mezclar y masterizar todo en una compu en tu casa y obtener un sonido casi profesional, pero nos pareció un desafío que valía la pena enfrentar. Con la participación de ambos buscamos darle al disco un sonido profesional de estudio pero sin minimizar el hecho de que fue grabado en una sola toma, manteniendo la crudeza del vivo.

A nivel compositivo o estilístico creo que nos caracterizamos por mezclar estilos de música que normalmente no suelen entrar en contacto. Podemos pasar de una base funk a una death metal y después a algo casi acústico en la misma canción, y nos gusta de hecho jugar con este recurso. El periodista Diego Mancusi dijo que nos movemos por el metal con total impunidad, y si bien no nos consideramos una banda de metal, nos atrae la música pesada porque nos permite esta flexibilidad, porque hay tantos estilos y sub estilos que ni siquiera sabemos cómo se llaman, y podemos usar miles de recursos. Hay mucha gente que se enoja obviamente, porque espera escuchar grindcore por ejemplo, y está bien, hacemos lo que hacemos con humor y muchas buenas intenciones.

Para su última producción “Ido y Lúcido”, realizaron una campaña de financiamiento que les permitió concretar el proyecto. ¿Cómo se gestó y con qué resultado?

Sabíamos que si íbamos a hacer un disco memorable no iba a ser barato, y que no podía salir de nuestros bolsillos, de nuestros trabajos de día, todo el dinero necesario. Pero además empezamos a pensar en el rol del público en las producciones “independientes”. Por eso creamos un grupo privado en Facebook, “el círculo de la Senegal”, al que se fueron sumando personas de todos lados, llegando a más de 800 participantes. A ellos les fuimos preguntando sobre puntos clave en este tema, y llegamos a la conclusión de que queríamos incluirlos en la producción de la campaña de lanzamiento del disco y de la edición física. Les fuimos planteando nuestras dudas y problemáticas y recibimos de ellos toneladas de ayuda. Cuando les comunicamos que queríamos hacer una campaña de financiamiento colectivo la respuesta fue enérgica, sobre todo teniendo en cuenta que al momento de lanzar el crowdfunding no habíamos revelado siquiera la tapa.

Logramos recaudar el 50% del objetivo en tan sólo un día y cerramos la campaña con casi un 130% del objetivo, recibiendo aportes de gente de todo el país, de Brasil, e incluso de España.

Hablanos sobre el concepto del disco

Ya teníamos el nombre cuando recién estábamos componiendo el segundo tema, nunca hubo otra opción, sabíamos que sería “Ido y Lúcido”, y cada vez que nos juntábamos íbamos progresando sobre el concepto. De entrada sabíamos, de solo leer el título, que trataría sobre polaridades y opuestos, y fuimos desarrollando las canciones en conjunto con el concepto. Hoy por hoy puedo atinar a decir que el disco trata sobre los opuestos aparentes y el miedo como medio para reconciliarlos y encontrar un equilibrio que permita la creación.

Las letras están fundamentadas en ficciones distópicas como “1984” y “Un Mundo Feliz”, porque representan nuestra visión del mundo actual, y creo que el miedo que lastimosamente nos define hoy como comunidad, será el punto que apalanque el crecimiento y la evolución en cuanto nos decidamos a enfrentarlo y superarlo colectivamente.

¿Cómo se lleva adelante un proyecto independiente y autogestionado desde el interior del país?

No quiero decir la palabra difícil, porque no se ajusta a la realidad completamente. Creo que requiere, más que cualquier otra cosa, mucho trabajo y constancia. Obviamente es más complejo organizar un recital, por ejemplo, dada la distancia, y hay que estar constantemente tratando de ver el panorama completo, pero aceptamos el desafío porque contamos con el apoyo y la asistencia de mucha gente, sin la cual sería imposible organizar dos fechas propias en Buenos Aires o en cualquier parte del país dado el caso.

Pensamos muchas veces en radicarnos en otro lado, pero decidimos que nos quedaríamos por el momento en Tucumán, porque mudarnos acortaría distancias, sí, pero no haría más liviano el trabajo que requiere hacer las cosas para que salgan como queremos. Si queremos profesionalizarnos, hay que trabajar duramente sea donde sea que estemos.

Teniendo en cuenta que son una banda relativamente joven, han recorrido un largo camino. ¿A qué le atribuyen esto?

Los cuatro venimos de otras bandas, y somos músicos hace más de 15 años. Pablo y Raúl tocaron en Los Random, una banda que supo ganarse mucho reconocimiento por la música arriesgada e innovadora que proponían, pero también porque ya habían esbozado la modalidad de trabajo que retomamos con La Senegal, y que buscamos desarrollar y mejorar constantemente.

Con tantos años de música a cuestas creo que encaramos el proyecto de esta banda como algo que debía llevarse lo más lejos posible, sin escatimar esfuerzo, y sin bajar la guardia pase lo que pase. No es fácil, pero seguimos unidos en esta búsqueda hace ya cuatro años casi, y amamos lo que hacemos, y creemos que la voluntad y el corazón que le ponemos a todo lo que hacemos es fundamental para nosotros tanto como para las personas que siguen a la banda.

Para presentar el nuevo trabajo en Buenos Aires se disponen a producir dos shows, uno en Burzaco y otro en Capital Federal. ¿Qué significa para ustedes y como se están preparando?

Sin dudas es un hito en nuestra carrera. Tocamos muchas veces ya en Buenos Aires, con la Senegal e incluso antes con nuestras respectivas bandas previas, pero nunca en estas condiciones. Requiere estar en constante comunicación con nuestro amigo y mánager, Gero Artía, y preveer todo lo que podamos antes de viajar, sin descuidar los ensayos porque queremos dar lo mejor de nosotros sobre el escenario y que sea una experiencia memorable para todas las personas que asistan.

¿Qué les depara el resto del año?

Ya presentamos el disco en Tucumán, La Pampa, y Salta. Después de Buenos Aires tenemos fechas confirmadas en Rio Negro, Córdoba, Santa Fé, San Juan y Mendoza. Estamos buscando contactos para cubrir otras regiones y presentar “Ido y Lúcido” en todos los lugares en que nos sea posible durante este año, antes de embarcarnos en la composición de su sucesor, que basándonos en la experiencia de éste disco, será probablemente más desafiante.

 
Senegal Grindcore Mafia presentará oficialmente “Ido y Lúcido”, el Viernes 6 de Abril en El Amparo Bar de Burzaco (C. Pellegrini 788) a las 23:00 hs, junto a Defórmica, Montañas, Quema de Banderas y Terror en Camino Negro, y el Sábado 7 de Abril en El Emergente de Almagro (Capital Federal) a las 23:30 hs, junto a Sobre tus Cenizas y Psicósfera.