Crónica: Max Garcia Luna / Fotos: Move Concerts

El mítico estadio Luna Park fue el escenario elegido para presentar la última producción de los maestros del metal progresivo, con una puesta en escena visual descomunal Dream Theater brindó un show de casi tres horas, donde desplegó toda su magia recreando por completo “The Astonishing”. El álbum relata la vieja rivalidad entre el bien y el mal, esa lucha ancestral contra la tiranía, ubicada en una distopía futurista de ciencia ficción en una sociedad post-apocalíptica donde las maquinas someten a la humanidad. Tal como en el disco y en su mismo orden, las 34 canciones que componen la obra conceptual dividida en dos actos, fueron llevadas al vivo a través de pantallas que proyectaban la historia en perfecta sincronía con la ejecución rítmica junto a un montaje de luces excepcional.

dream01

Toda esta imaginería nace de la mente creativa de John Petrucci, guitarrista y principal compositor de la banda, quien además de ser el responsable de la mayor parte de la narrativa del espectáculo, desarrolla una actuación impecable, desplegando virtuosismo instrumental con diferentes técnicas que elevan aún mas la excelencia del grupo. Jordan Rudess cumple un rol imprescindible en la estructura musical junto al bajista John Myung y el baterista Mike Mangini, creando una base sonora impecable sobre la que James LaBrie representa los diferentes personajes de esta epopeya, llevando al límite sus aptitudes vocales.

En su sexta visita a nuestro país Dream Theater materializó su proyecto más ambicioso, dejando en claro porque son los reyes indiscutidos del género.