Lejos de ser uno de los mejores trabajos del grupo británico, “In through the out door”, posee una de sus más creativas e innovadoras portadas. Publicado por Swan Song Records el 15 de agosto de 1979, se convertiría en el octavo y último disco de estudio realizado por Led Zeppelin, y en el único que contiene temas de la banda en los que no figura Page como autor, teniendo a su bajista John Paul Jones como principal protagonista, escribiendo seis de las siete canciones que lo componen.

Diseñada por Storm Thorgerson y Aubrey Powell del colectivo de diseño gráfico Hipgnosis sobre un concepto de Jimmy Page, para la carátula se recreó en Londres el viejo bar “Old Absinthe House”, donde en 1918 el ocultista, escritor y poeta británico Aleister Crowley, redactó su ensayo titulado “The Green Goddess”, cuyo eje central son las reflexiones filosóficas sugeridas por la absenta, con descripciones de la posada, sus invitados y la ciudad. En aquel bar ubicado en la esquina de Bourbon y Bienville de Nueva Orleans, los Zeppelin solían reunirse cuando estaban de gira por la ciudad para tomar un descanso y beber tragos, allí también el guitarrista conoció a su esposa.

Presentado dentro de una funda de papel kraft con el título impreso simulando un matasellos, la imagen exhibe un hombre sentado en el taburete del bar quemando una carta con su mechero y seis personas alrededor que observan. La particularidad de la obra es que se diseñaron seis portadas diferentes y fueron embaladas al azar haciendo imposible para los compradores saber que tapa estaban recibiendo. Estas fotografías reproducen la visión en perspectiva de cada uno de los seis personajes que están en la escena. Además el libro interior contenía ilustraciones en blanco y negro que al mojarlas quedaban coloreadas con tonos pastel, idea que habría sugerido Jimmy Page inspirado en uno de los libros para pintar de su hija Scarlet.

“In through the out door” marcó no solo el final de Led Zeppelin sino también el de Hipgnosis. Las elaboradas y costosas portadas fotográficas de Thorgerson y Powell habían sido reemplazadas por la ética “Hágalo usted mismo” del punk y la new wave, y finalmente para 1982 cerraron la empresa. Más tarde Thorgerson continuaría su labor influenciado por la llegada de las técnicas digitales, creando portadas para Dream Theater, Audioslave, Muse y The Mars Volta, entre otros.