Crónica: Roberto Isa / Fotos: Maru Debiassi

Desplegando sus dotes vocales y su habitual carisma escénico, la cantante finlandesa presentó su último disco en Buenos Aires.

Tarja Turunen tuvo un variopinto recorrido musical desde sus inicios como cantante de música clásica hasta el estrellato del heavy metal. Supo convertirse en la voz femenina más destacada de la escena metalera al mando del micrófono en Nightwish, banda donde llegaría al estatus de figura internacional. Ya consolidada como un ícono del metal sinfónico, su faceta solista ofrece variaciones con respecto a la línea tradicional del conjunto liderado por Tuomas Holopainen, acercando sus últimos trabajos al rock melódico pero sin perder de lado su esencia de cantante lírica. Dentro de ese marco se encuentra su nuevo álbum, “In The Raw”, que fuera lanzado recientemente. La gira actual, con el motivo principal de la presentación del disco, le permite también un repaso por toda su carrera.

Con estas premisas se presentaba la noche en el Teatro Flores, que veía lentamente completarse su capacidad mientras Abrasantia y Cashate, las bandas locales que participaron como soportes, ofrecían sus propuestas musicales. Apenas pasadas las 21 horas, las luces se apagan y la melodía de “Serene” abre la noche, con su potente riff intercalándose con la prodigiosa voz de Tarja. La capacidad de la cantante se expresa perfectamente en esta canción, incluyendo el destacado “solo vocal” incluido en la misma, para darle al recital un inicio ideal, donde de antemano sabemos que estamos ante una de las mejores voces de la escena a nivel mundial. Su muy buen español le permite un perfecto ida y vuelta con la concurrencia, cuestión que colabora a lo largo de todo el recital para que la comunión entre artista y público sea inmejorable. “Qué alegría que estemos otra vez juntos… ¿están listos?”, pregunta Tarja antes de dar el visto bueno para que el riff de tintes funkys que inicia “Demons in You” se haga presente, siguiendo con “My Little Phoenix” y “Anteroom of Death”.

Dedicado por Tarja a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, la densa y oscurísima “Spirits of the Sea” nos sumerge en las profundidades guiados por notables músicos, mientras que minutos más tarde “Goodbye Stranger” (originalmente grabada en colaboración con Cristina Scabbia, de Lacuna Coil) le abre paso a un “band solo” de aire deep purpleano, donde la banda despliega todo su talento instrumental. El enorme (no solo física, sino sobre todo musicalmente) guitarrista local Julián Barrett asume momentáneamente el liderazgo arengando al público a corear las últimas melodías por las que transcurre la sección, encontrándose sorprendido al recibir una sonora ovación finalizando la misma.

La inmensa “Nemo”, clásico de Nightwish, ofrece uno de los picos más altos de la noche. Una perfecta interpretación que encuentra a la banda y especialmente a Tarja brillando. La cantante es capaz de dotar de energía y calidez a esta canción de manera única. Una muy emotiva versión de este inmortal tema, que encontró retribución en la contundente aclamación de la audiencia. Una vez finalizado, llega el momento más íntimo de la velada, cuando Tarja queda a solas con el público, encargándose de la ejecución del teclado mientras entona “The Golden Chamber” y “You and I”. Turunen agradecería sentidamente al público, afirmando que sus inicios como solista “no fueron nada fáciles”, pero destacando haber contado siempre con el respaldo de sus seguidores. Por supuesto, la ovación por esas palabras no se hizo esperar.

La energía retorna a recinto con la melódicamente potente “Undertaker”, donde el acompasado ritmo invita al movimiento de la concurrencia. “Tears in Rain”, uno de los cortes de difusión del nuevo disco, demuestra su perfecta efectividad para la interpretación en vivo, sonando tan enérgica y ganchera como en la versión original y recibiendo gran aceptación del público, representado esto en los celebrados estribillos del tema.

Tras una breve pausa, Tarja y sus músicos retornan a escena y es momento para los bises, donde la introspectiva “Innocence” es seguida por la muy festejada “I Walk Alone”, antes de que “Dead Promises”, tema de apertura de “In The Raw”, confirme la muy buena recepción de los temas de la nueva placa. Por último, y mientras toda la asistencia corea y salta al ritmo de la melodía introductoria, “Until My Last Breath” encuentra a la cantante llegando a notas que dejarían sin aliento a cualquiera, menos, claro, a Tarja Turunen. Al mismo tiempo que hace gala de su enorme capacidad vocal, arenga al público y saluda hasta al espectador más alejado del escenario, para luego darle fin al concierto. Una artista completa, que presentando su más reciente trabajo (que fuera descrito por ella misma como situándola en “lugares crudos y personales”) se encargó de revalidar credenciales, a puro talento, repasando gran parte de su trayectoria.