En 1992, todavía cosechando los frutos de “Cowboys From Hell”, Pantera se despachó con una obra que dejaría una marca haciendo honor a su título. Es que en este trabajo, la banda de los hermanos Dimebag Darrell (guitarra) y Vinnie Paul Abbott (batería), el cantante Phil Anselmo y el bajista Rex Brown, se dispuso a exhibir todo el poder que era capaz de generar.

Repitiendo estudio de grabación y productor (Terry Date) con respecto a su antecesor, esta vez la propuesta apuntó a marcar aún más la ralentización de tiempo y sumar pesadez y densidad a su música. De esta manera, se sentaban las bases para todo un sub género dentro del metal que seguiría expandiéndose a lo largo de la época, entregando a la par clásicos inmortales.

La apertura con “Mouth of War” no deja lugar a concesiones; el camino elegido en “Cowboys From Hell” sería ahora profundizado, y de esa manera, mientras que una gordísima distorsión emanada desde la guitarra de Dimebag Darrell martilla una y otra vez un hipnótico riff tan contundente como el metal mismo, Phil Alselmo desgarra su voz para narrarnos historias de revancha, frustraciones y odio. A menudo el tema inicial de una placa sirve de aviso de lo que se desarrollará en la misma. En casos extremos, puede ser una puerta, tanto de entrada como de salida. Quienes eligieron la entrada, serán recompensados, porque lo que sigue a continuación es tan intenso y poderoso como el inicio.

“A New Level”, después de un comienzo denso y oscurísimo, redobla la apuesta y a puro machaque nos guía hacia un nuevo nivel, partiendo desde la siempre poderosísima batería de Vinnie Paul Abbott. Seguido a este, aparece uno de los mayores hits de la historia de la banda y de la música pesada noventosa: “Walk”. El riff, que inicialmente fuera tocado por Darrell durante una prueba de sonido de la gira anterior, captando la atención de la banda de inmediato, se convirtió en un fraseo icónico del Heavy Metal, y funciona como columna vertebral de una canción que es sinónimo de headbanging. Vinnie Paul alguna vez declaró que el tema “es jodidamente heavy, no es rápido, pero tiene el groove necesario para hacer que los fans se muevan”. En su letra, Anselmo despotrica contra aquellos seguidores que criticaban su ascenso a la fama, “toma tu jodida actitud y caminá con eso”, declaró el cantante sobre el significado de la canción.

“Fucking Hostile” retoma aquello de honrar el nombre: es hostil al máximo. Breve y concisa, aquí la banda retoma, momentáneamente, el Thrash Metal para aplicar una sucesión de riffs y machaques acompañados del constante martilleo del redoblante, para darle forma a una contundente descarga thrashera. A continuación “This Love”, el otro gran clásico del disco, se presenta en forma de balada, con un arpegio en tonos menores que nutre de misterio una atmósfera en la que Anselmo también demuestra sentirse cómodo. Claro que es la presentación, porque casi de inmediato un poderoso riff made in Pantera sirve de respaldo para un desgarrador vocifero de Anselmo. En este tema, Darrell asume notablemente el rol de guitar hero, con un soberbio solo que otorga la melodía necesaria para redondear una excelente canción.

El Thrash vuelve a hacerse presente en el arranque de “Rise”, dejando cualquier atisbo de groove para otro momento, acá la velocidad tiene el mando. “No Good (Attack The Radical)” puede tener un estilo fácil de asimilar hoy en día, pero allá por comienzos de los 90’ eso de fusionar Rap y Metal no era de lo más habitual. Sin duda es uno de los máximos exponentes a citar entre las influencias del Nü Metal que se desarrollaría un par de años más tarde. Llegando a la última parte del disco, “Living in a Hole” ofrece el lugar para la experimentación, mientras que “Regular People (Conceit)” y “By Demons Be Driven” retoman el camino de los medio tiempos y riffs acompasados que caracterizan a la placa. Darrell vuelve a lucirse aportando virtuosismo y gran variedad de recursos a la vez que Anselmo descarga furiosas líricas.

Para el final del disco, “Hollow”, el auténtico tema lento del disco, se compone de buenas melodías de guitarras en armonía que recuerdan a grandes baladas ochentosas, respaldadas por el siempre eficiente bajo de Rex Brown, y le brinda a Anselmo la posibilidad de cubrir una canción casi completa con la voz limpia, demostrando que también así puede destacarse. La balada sirve de cierre para un fenomenal disco que marcó el camino a seguir, no solo para Pantera, sino para cientos de bandas que vendrían después.

El legado:

“Vulgar Display of Power” aportó clásicos inmortales para la discografía de Pantera como “Walk” o “This Love”, los cuales se convirtieron en himnos tanto de la banda como de una época.

Este trabajo ayudó a Pantera a posicionarse como una de las bandas más importantes de la música pesada en la década del 90.

El disco sentó las bases definitivas del Groove Metal en la música masiva, sirviendo de influencia indudable para el posterior desarrollo del Nü Metal y el Metal Alternativo. Pantera, a través de este disco, es a menudo citado como una de las principales influencias para las bandas precursoras de esos estilos.