Crónica: Rodrigo Garbini / Fotos: Juan Paradeda

Feroenses y rusos se presentaron en conjunto en nuestro país para el acto principal de la cuarta edición de la Pagan Metal Fest.

La Pagan Metal Fest es una oportunidad interesante para encontrarse con aquellas bandas que fusionan la fuerza del heavy metal con la belleza de los instrumentos étnicos y melodías festivas. Tras algunos años de ausencia Týr de las Islas Feroe y Arkona de la Federación Rusa, unieron fuerzas junto a los argentinos Tersivel para encabezar la cuarta edición de este festival en las inmediaciones de El Teatrito el pasado 23 de octubre, donde no faltó el baile, el fervor y la fiesta desde las 19 horas hasta casi llegada la medianoche.

Mientras el recinto de Sarmiento y Callao se iba poblando, los locales Tersivel tuvieron que salir a entretener a las masas enfrentando el imprevisto de tener que tocar sin su baterista quien se ausentó por un problema personal. Recurriendo a una pista para las percusiones, el trío dio un set corto pero notable haciendo especial hincapié en su última placa “Worship of the Gods” (2017).

Pasadas las 20:30 hs Arkona comienza su ritual con “Mantra (intro)” y “Shtorm”, openings de su última producción, “Khram” (2018), probablemente su disco más oscuro y pesado hasta la fecha. Fue una decisión acertada que los eslavos se volcaran a presentar los cortes más nuevos en un comienzo ya que contrastarían muchísimo con lo que fue el resto del repertorio, casi como hubieran sido dos shows distintos en uno. De todas formas, la titánica “Tseluya zhizn’” con sus más de 17 minutos y “V Pogonie Za Beloj Ten’yu” se ganaron sus efusivos aplausos. Recién con “Goi Rode Goi!” los presentes saldrían del trance, y el resto se cuenta por si solo; bailaron al son de “Zakliatie”, deliraron con “Skvoz Tuman Vekov” y festejaron al ritmo de “Ot Serdca k Nebu” para que la fiesta del folk metal fuera total. Más allá de algún contratiempo en el comienzo de la presentación, el sonido fue más que correcto y la performance de la banda impecable, resaltando sobre todo la labor de Vladimir Reshetnikov como multinstrumentista y una enorme mención aparte para Masha Arkhipova; su rol de frontwoman es sencillamente alucinante, transmitiendo la fuerza de en un auténtico huracán. Con “Stenka Na Stenku” y “Yarilo”, el ritual de Arkona llegó a su punto culminante dejando el fervor latente para lo que vendría más tarde.

Es cierto que el vértigo no es uno de los atributos principales de la música de Týr, pero para los oídos afines al folk más melódico y técnico se vuelve una propuesta tan interesante como irresistible. Los oriundos de las Islas Feroe saldrían a la escena pasadas las 22 horas con las perillas ajustadisimas para ofrecer un repertorio que no dio respiro alguno, principiando con un adelanto de su próximo trabajo a lanzarse en los primeros meses de 2019 titulado “Gates of Hell” y seguido de una tríada de su placa “Valkyrja” (2013), la menos longeva hasta el momento, protagonizada por “Blood of Heroes”, “Mare of my Night” y “Grindavísan”. Lo que es interesante de estos grupos que añaden versos en su idioma natal a su música es ver cómo el público responde al mensaje: tanto en el set de Arkona como en el de Týr, los argentinos presentes no dejaron de entonar las estrofas de las canciones por más exótico que resultase el idioma para nuestro dialecto, llegando a dibujar sonrisas divertidas en los semblantes de los músicos. Dicho esto, festejadas fueron las inclusiones de “Regin Smiður”, “Sinklars Vísa”, “Turið Torkilsdóttir” y “Tróndur Í Gøtu”, donde la banda deja en claro que el folklore de las Islas Feroe carece de instrumentos y se recurren a los coros vocales. Esto da pie para mencionar que tan solo este detalle fue lo único que impidió que la performance del reemplazante de Terji Skibenæs, Attila Vörös, fuera perfecta, aunque resulta por demás entendible que el húngaro no se haya animado a cantar en feroés. Donde sí cantaron todos hasta dejar la garganta fue con el clásico “Hail to the Hammer”, la poderosa “By the Sword in My Hand” y redondeando una velada para el recuerdo, Týr cerró la cuarta edición de la Pagan Metal Fest de la mano de “Hold the Heathen Hammer High”.