Crónica: Max Garcia Luna / Foto: Maru Debiassi

Leo Jímenez, el icono del metal español aterrizó por primera vez en Argentina, como cierre de su gira latinoamericana que lo trajo a presentar ¨Animal solitario¨, última producción discográfica de quien fuera vocalista de Saratoga, Stravaganzza y 037, hoy con un nuevo sello artístico y una próspera carrera como solista.

Pasadas las 19:00hs se daría comienzo al show en el salón Jok Club. Sombra Inerte, Savage, Kheller y Mística Power serían las bandas encargadas de abrir la noche como antesala al número principal. El público creó un gran ambiente, lleno de expectativa por ver a la gran voz española en nuestras tierras. Los primeros en ingresar al escenario fueron Edu Fernández (ex-Skizoo y Stravaganzza) en el bajo, Antonio Pino (ex Ankhara) en guitarra, Carlos Espósito (ex Stravaganzza) en la batería y finalmente el aclamado Leo Jímenez, provisto de una Gibson Flying V blanca, que tras una breve intro, dió comienzo a la descarga con los primeros acordes de ¨Desde niño¨, seguido por ¨Condenado¨ de su etapa con 037, y ¨Misantropía¨, agradeciendo a quienes hacen posible sus conciertos: los técnicos, la producción y en especial al público -“que con su entrada hacen posible que el heavy metal siga vivo una noche más”-, luego “Bebe de él” y “Caminos de agua”, ambas de su primer álbum ¨Títere con cabeza¨. Continuó con una canción que dedicó a las mujeres argentinas ¨Corazón salvaje”, cuyo estribillo fue acompañado por todos los presentes y ¨El tiempo curarᨠque cantó a dueto con Carlos Espósito, quien mostró su gran desempeño vocal además de como baterista.

Para sorpresa de los presentes se despacha con una impecable versión de ¨Metal warriors¨ de los reyes del metal Manowar, dando pase a ¨En tu habitación¨ uno de los pasajes mas pesados de “Los fuertes sobreviven” y ¨No hay mas canciones para ti¨ corte en el que muestra su faceta más brutal, incorporando matices guturales; concluyendo con un solo de batería donde Espósito repasó introducciones como: Scarefired (Racer X), 6 O’clock (Dream Theater), Painkiller (Judas Priest) y Hot for the teacher (Van Halen), además del uso de rudimentos de corte jazzero y de cosecha personal. Más tarde Leo volvería a la carga con la balada-power ¨Vuela alto” dedicada a los voluntarios que prestan parte de su vida para ayudar a aquellos que más lo necesitan, tema de inicio lento que generó el clima mas intimista y melancólico del show. La segunda versión de la noche vendría con el tema ¨Impotencia¨ un clásico de Stravaganzza, para cerrar con “Huye” y “Volar” donde abandonaría el escenario, culminando así la primera parte del concierto.

Tras el cambio de vestuario, no podían faltar los bises que abrió con ¨Tu triste soledad¨. Mostrándose entusiasmado por estar en nuestro país, nos regala una potente versión de “Sad bat true” de Metallica, e “Hijo de la luna” de Mecano, esta última sirvió de presentación del que será a partir de ahora su nueva incorporación en guitarra “Rufo J. Cantero” (Dulcamara); luego vendría el primer single de su último trabajo “Tu destino” coreada de principio a fin. Se acercaba el final y con el arranque de ¨Resurrección¨, se encendió el circle pit con gran fervor ante este trallazo para recordar su paso por Saratoga con una versión más dura aún que la original, ya sólo quedaba el último tema, el potente ¨Volver¨, para cerrar así sus dos horas de show, con un presente que lo encuentra no solo en su mejor momento sino también rodeado de excelentes músicos o como el prefiere decir -rodeado de amigos y en familia-. Un artista que hace honor a su apodo ¨La bestia¨, que rugió sobre el escenario y mostró humildad y sencillez, de esa que sólo tienen los grandes.