Los suecos In Flames han forjado una larga carrera musical, así como una evolución estilística a lo largo de los años, incorporando nuevos elementos y diversidad musical a su sonido. Antes de su llegada a nuestro país, su líder Anders Fridén brindó una entrevista para El Culto, donde nos habla sobre sus inicios, los cambios en su formación y las expectativas ante su inminente regreso.

Es la primera vez que trabajan con un productor externo ¿Cómo fue la experiencia?

Fue genial. Howard posee un gran nombre en la historia del rock y el heavy metal y realmente no sabes qué esperar. Va a tratar de cambiarte o decirte exactamente qué hacer en todo momento? Pero siempre estuvo abierto a nuestras ideas. Escuchó nuestros demos, nos dió algunos consejos y entonces empezamos a grabar. Él nos dejó hacer lo que nosotros queríamos hacer y usó sus habilidades de producción con eso. Todo el equipo fue fantástico. En general fue una gran experiencia. Él nos dijo antes de empezar “Yo no los quiero cambiar chicos, y hacer algo que no son. Sólo quiero que toquen mejor, como se debe, en el estudio”. Y fue exactamente lo que hizo. Yo tuve una experiencia increíble en Los Angeles, grabando “Battles”.

“Battles” fue grabado en California mientras que “Siren Charms” fue grabado en Berlín con una atmósfera más gris supongo ¿El cambio de entorno crees que influyó de algún modo en el resultado final del disco?

Definitivamente! Creo que el lugar del mundo donde grabes tendrá un efecto en como te desempeñes a no ser que seas inmune al mundo exterior y sólo pienses en lo que tienes adentro. Cualquier cosa que pase el día anterior, o cuando estás yendo al estudio, las cosas que escuchas, cualquier cosa. Tomas eso y usas esa energía y ese sentimiento. Eso de alguna forma se traspasa a lo que grabas. Entonces, definitivamente creo que si. No es tanto por el clima musical, sino lo que te rodea, el área, el clima, los amigos que tenes pasando el rato. Creas cierta atmósfera que tendrá un efecto en el resultado final del álbum.

Si bien el sonido de la banda ha ido cambiado significativamente desde los primeros lanzamientos, fueron parte de un movimiento que sentó las bases del Death metal melódico o lo que se conoció como el sonido Gotemburgo, junto a bandas como At the Gates o Dark Tranquillity. ¿Qué recuerdo tenes de aquella época?, ¿Siguen en contacto con esas bandas?

Absolutamente, estoy en contacto con ellos. Es más, recién le envié un texto a Anders, baterista de Dark Tranquility. Seguimos siendo buenos amigos. El inicio fue hace un tiempo atrás. Cuando empezamos, en el ‘89, eramos sólo un montón de chicos tratando de hacer algo que pensamos era heavy metal. Creo que todos nos inspiramos en cada uno, en cierta forma. Teníamos un club que fue extremadamente importante en la escena. Sino estabas en el escenario, estabas ayudando. En general, no sabíamos tanto, tocabamos tratando de que suene bien. Eventualmente eso se convirtió en lo que los medios denominaron “sonido Gotemburgo”. La verdad es que somos todos de Gothenburg, todas las bandas hacen algo un poquito diferentes una de la otra, incluso cuando todas tenemos esa melodía o el sentimiento de esa melodía.

Fue un etapa genial para ser parte, sabés? Éramos algo ingenuos, era antes de internet y las cosas web. Entonces, había intercambio de casettes, comprar vinilo, ir a shows, creo que la influencia exterior no era tan pesada para nosotros como lo es para las bandas jóvenes de hoy en día, cuando tenés todo en frente tuyo todo el tiempo. Nosotros practicabamos mucho antes de subir al escenario, y luego tocamos muchos shows antes de firmar. Creo que fue un buen proceso de aprendizaje que precedió lo que vino.

Han tenido algunos cambios en la alineación ¿Cómo se han adaptado los nuevos integrantes y que crees que le aportaron al grupo?

Es importante que las personas que estén en la banda quieran estar en la banda y quieran trabajar realmente duro para crear lo mejor posible en In Flames. Joe and Bryce trajeron un montón de nueva energía al escenario y fuera de él. Se siente realmente bien ser parte de In Flames 2017. No podría estar más feliz con el line up y no puedo esperar para hacer el tour. Ese es exactamente el sentimiento que querés tener cuando tocas música.

¿Están preparando nuevo material?

Bueno, estamos todavía haciendo el tour para el album “Battles”, pero tenemos grabadas algunas sorpresas para ustedes, que podrán escuchar en un futuro no muy distante.

Viendo hacia atrás, doce álbumes y casi tres décadas en carrera ¿Soñaste esto alguna vez?

Por supuesto que cuando sos joven y vas a shows -he visto todas las grandes bandas pasar por Gotemburgo. Los vi tocando en grandes escenarios y pensé: “¡wow! ¡Quizá algún día!” pero a la vez estaba tan lejano. Pero seguimos trabajando y trabajando, hemos sido super afortunados pero dedicados a lo que hacemos. Ahora tocamos en los mismos escenarios donde vi a esas bandas tocar. Tenemos localidades agotadas en las más grandes arenas de Gotemburgo, donde vi a Iron Maiden, Ozzy y Judas cuando era joven. Es muy loco pero a la vez se siente – no sé, natural en cierta manera. Estoy feliz de poder ser parte de In Flames, conocer personas realmente geniales por todo el mundo y darles algo a través de la música.

El próximo 17 de Octubre se estarán presentando nuevamente en nuestro país, ¿Qué recuerdos tienen y cual es la expectativa ante este reencuentro con su público argentino?

La última vez que estuvimos en Argentina fue increíble. La pasamos muy bien. Teníamos in-ears cuando tocamos (nuestro sistema de monitoreo) pero recuerdo que la multitud estuvo cantando tan fuerte que tuve que sacarlos para escuchar lo que estábamos haciendo en el escenario, lo que fue increíble, por supuesto. No puedo esperar para regresar y tocar mejor incluso esta vez, y que ustedes sean más ruidosos! Tengo un nuevo sistema esta vez y necesito probarlo.

Gracias por tu tiempo ¿Algún mensaje que quieras enviar a nuestros lectores?

Gracias por prestar atención a lo que hacemos y escuchar a la banda. ¡Es increíble! Empezamos en Gotemburgo y obviamente nos ha llevado por todo el mundo. Argentina y Sudamérica han dado mucho apoyo y ¡no podemos esperar a regresar!