Crónica: Nicolas Cardinale / Fotos: Juan Paradeda

Con la excusa de presentar su más reciente producción, el conjunto austríaco recaló en territorio nacional, trayendo consigo un gran despliegue de carisma, elegancia y una buena dosis de diversión.

Pocas veces se puede apreciar tanto la interacción entre un conjunto y su audiencia de turno durante un recital. A veces, solo queda en una buena puesta en escena por parte del primero o en una efervescente reacción de lado del segundo. Incluso pueden darse ambas al mismo tiempo, pero sin ninguna conexión entre ellas. Sin embargo, lo que logró Visions Of Atlantis el pasado 9 de febrero en El Teatrito, además de dar una más que convincente actuación debut en suelo argentino, fue hacer sentir que no existía (al menos, no tanto) esa distancia banda/público. Sus constantes charlas entre temas y las bromas desde y hacia los espectadores hicieron que sea una velada amena y, ante todo, divertida.

El setlist estuvo compuesto en su mitad por temas de su más reciente placa, “The Deep And The Dark”, la cual utilizaron como motivo para tener su bautismo en nuestro país. Pistas como el title track, “The Silent Mutiny”, “Book Of Nature” y “Words Of War”, entre otras, sirvieron para introducir el sonido de la misma a sus fans. Además, los miembros más nuevos cumplieron con creces al reproducir las piezas más antiguas de su discografía, como “New Dawn”, “Lost”, “Passing Dead End” y “Last Shut Of Your Eyes”. Mención especial para esta última, para la cual la soprano francesa cubrió su vestido negro con una camiseta de la Selección Argentina con el número 10 y su nombre en la espalda.

Lo que más sorprende es que la formación actual de la banda austríaca tiene poco más de un año de vida, luego de un gran éxodo sufrido en 2013 y otro no tan grande en 2017. Aun así, la química que se vislumbraba entre sus componentes sobre el escenario daba la apariencia de un grupo de amigos que se conocían desde la infancia. Prueba de ello fueron las interpretaciones casi teatralizadas de las canciones, en las que sobresalía la interacción entre los cantantes Clémentine Delauney y Michele Guaitoli (quien se unió a finales de 2018).

La gratitud fue otra de las protagonistas de la noche, porque provino tanto desde arriba como desde abajo del entablado. Mientras que los presentes, que ocuparon poco menos de la mitad del recinto, vitoreaban los nombres de los integrantes de la banda a medida que eran presentados, estos agradecían todas las muestras de afecto que recibían de sus fanáticos. Incluso declararon que nunca antes habían visto un pogo en un concierto suyo y reconocían la locura del público argentino.

Una vez finalizado “Return To Lemuria” y, de esa forma, el concierto, la emoción no se hizo esperar. El típico canto “Olé, olé, olé” se hizo oír frente a cinco europeos que no querían dejar el escenario. Durante diez minutos, hubo un ping pong de más agradecimientos, mientras se empezaba a consumar el inevitable retiro de escena de Visions Of Atlantis. Con lágrimas en sus ojos, Delauney prometió regresar pronto a nuestro país y que no puede esperar a que llegue ese día. Nuestro público tampoco.